martes, 29 de julio de 2014

Ronda de pilotos (1): Constantine y Dominion

Como si de un lienzo se tratara, vamos a ofrecer algunas pincelas del potencial de las series que están en camino para este verano y el comienzo de la temporada otoñal. Un atisbo de esos primeros episodios y su prueba de fuego con un espectador de gusto selecto que no pone demasiada ilusión en los flechazos a primera vista. En esta primera ronda de pilotos hablaremos de la filtración de Constatine y la adaptación televisiva de la película Legión, Dominion.


CONSTANTINE: Tras convertirse en una referencia comiquera del mundo sobrenatural (que próximamente se dejará caer por la sección Cómics) y traspasar los muros de la gran pantalla bajo el rostro inexpresivo de Keanu Reeves, llega la historia de Hellblazer (Constantine DC) a la televisión.

Lejos de lo que quisieron hacernos creer a los vírgenes de la literatura de viñetas, el personaje de John irradia carisma y sarcasmo por cada poro de su piel. Y en el piloto de la serie explotan este rasgo, bañándola delgada línea entre el infierno y la tierra con un desparpajo casi gamberro y un estilo propio de enfrentarse a los demonios. Con mucho potencial nos presentan la convivencia con todo tipo de mal personificado, al que nuestro alcohólico y despreocupado John piensa meter en vereda en pos de la justicia y el equilibrio.

Su batalla personal será afrontar las pérdidas del camino y la condena de su alma, mientras se lleva por delante a cualquier bicho al precio que sea. Con unos métodos poco ortodoxos y un sin fin de trucos, la naturalidad choca con el radicalismo que utiliza. Una serie con mucho potencial que parece acercarse más a las demandas de los seguidores fieles que a los cambios por la grandiosidad del género. Esperemos que sea así.

Debo añadir que pese a las impresiones que podamos sacar, en la San Diego Comic Con han anunciado cambios importantes que pueden alterar esa perspectiva: han cambiado a la figura femenina que lo acompaña, interpretado por Lucy Griffiths (entendemos que para ceder protagonismo al hombre de la gabardina y el pulso de hierro). El veredicto final se hace de rogar porque el estreno de la serie llegará en otoño.


DOMINION: la idea que nos presentaron en las salas de cine con Paul Bettany a la cabeza no estaba nada mal. Tras dejar Dios el trono por haber perdido la fe en la humanidad, se desata una guerra entre arcángeles y humanos por la supervivencia de la especie. Con la batalla casi perdida y nuestro mundo prácticamente arrasado, aparece un hilo de esperanza en forma de bebé. Esa pequeña luz inspira al arcángel Miguel a defendernos de los ataques de su hermano Gabriel.

Bajo esa premisa la serie ha construido todo un mundo postapocaliptico en torno a una guerra entre la divinidad y el hombre. Refugiados en cuidades aisladas y condenados a una vida de servidumbre de la que han sacado provecho las altas esferas de una sociedad en completa decadencia moral, los ataques aumentan cuando el rumor del Elegido comienzan a cobrar fuerza.

Una interesante forma de convivencia entre la religión y la organización de la humanidad, que inspiran unos aires lejanos de futurismo y los origenes de todo. Todo ello cargado de historias personales, amor, deseo, poder y empatia. Defendidos por unos pocos arcángeles que no entienden la complejidad del sentimiento humano, mientras las hordas de otro ejército preparan la guerra definitiva que pondrá fin a todo lo que conocemos.

Y la resolución de lo que está por venir está en la mano de un soldado de nivel bajo, criado en las calles pero con la sangre del Elegido fluyendo por sus venas. La clave está en su piel, y él es el único que puede darle sentido, aunque aun no sabe cómo.

Con un planteamiento novedoso, la serie puede caer en la simplicidad en algunos momentos o rozar el nivel mínimo de efectos, pero lo compensan con un entretenimiento para aquellos que les atraiga la temática. Ya disponible en versión original subtitulada.




Próximamente más pilotos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario