viernes, 1 de mayo de 2015

HAN VUELTO "Los Vengadores: La Era de Ultron"

Con el hype aun en vena me propongo escribir una crónica que no sean todo exclamaciones y ¡¡POR LOS DIOSES QUE PASADA!! Y es que gracias a los amiguetes de Sensacine puede acudir al evento Vengador del año, un preestreno con Hobby Consolas y Espacio Marvelita cargado de estilo.

Con mi mejor peluca pelirroja, me enfundé las armas al cinturón y la chupa de cuero, para asistir a una proyección adelantada con paquete de competición de poderes previa. Por equipos y con la originalidad por estandarte, la larga presala a la película nos regaló momentazos como un Iron Man de un metro marcándose el baile de su vida, un Spiderman muy acrobático y un Logan algo exhibicionista haciendo el hula hoop. Mientras daba comienzo "La Era de Ultron", una servidora trataba de ser digna para levantar el mjolnir de mi dios nórdico favorito.




Con el cubo de palomitas reglamentario en la mano, la sala se apagó y se percibía en el ambiente como los asistentes conteníamos la respiración.

El momento había llegado, a más de uno se le saltó un latido de corazón cuando aparecieró el logo de MARVEL invadiendo de rojo la sala. Según mi mente, nada edulcorada por la emoción y tensión del evento friki-heróico del año, hubo varios fallecidos por parada cardíaca tras la primera escena. Un chute de acción, humor Whedon y mucho momentazo (individual o colectivo) digno de grabar en nuestras retinas.

La cosa empezaba bien, pero además, para delicia de nuestros sentidos, se mantuvo en un nivel in crescendo durante todo su metraje. Las historias personales se mezclan para explotar una red de humanidad y moralidad en el seno de los Vengadores, que será en realidad la base sobre la que se fundamente Ultron, un ser cuya dictadura utópica pasa por encima de los cadáveres masacrados de nuestros supers favoritos.

Motivado por el miedo de un poder exterior que ni el propio equipo de salvadores pueda detener, Iron Man busca una "máquina de paz" capaz de jubilarlos a todos y garantizar un futuro a salvo. Pero será justo su mayor miedo el que alimente a una versión física y sin hilos de Skynet. Con la idea algo forzada de aniquilar "porque es necesario" a los únicos tíos capaces de poner un poco de orden cuando el caos pasa a saludar en la Tierra, el malo rebosa personalidad en un film cargado de estilo propio.

La persecución de Ultron (con la consecuente destrucción de varias ciudades por el camino) se va tejiendo en un transfondo mientras el foco de la película nos permite descubrir qué hay debajo de esas capas, camisetas apretadas y músculos XXL. Con una visión fuerte de integración y equipo, compañerismo y apoyo, se agradecen las pinceladas individuales que rematan un cuadro repleto de detalles.

La introducción de los "mejorados" (ojito con llamarlos mutantes!) aunque metida con calzador y de forma distante, proporciona una refrescante dosis de caras nuevas, que si bien no escarba más allá de una presentación causa-consecuencia, se agradece un toque diferente incorporado a los combates. Por lo hablar del regalazo de la Bruja Escarlata que es la que promueve el gusanillo de trama a lo grande en Thor, los complejos de educación chunga de la Viuda Negra y la ida de olla de Hulk, una excusa para desempolvar la Hulk Buster y presenciar una de las mejores escenas de la película .


¿Son necesarios los Vengadores? ¿Tiene Tony tanto dinero como para seguir pagando los cabreos de nuestro amiguito verde? ¿Alguien se cree la doble vida de Ojo de Halcón? ¿Nick Furia puede poner ojitos? ¿El fin "salvar a la humanidad" lo justifica todo? ¿La visión tradicional del Capitán será compatible con el afán de reinvención de Stark? Todas estas cuestiones se ponen sobre la mesa en un film donde todos somos Vengadores.


"Si quieres quédate aquí, luego enviare a tu hermano, pero si sales por esa puerta, serás una vengadora"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada