miércoles, 26 de febrero de 2014

La gran estafa americana: timadores y timados

Con un reparto casi irreconocible de estrellas hollywodienses, La gran estafa americana escarba en la versión mafiosa y traicionera del sueño americano. Jugando con el amor de fondo, y la complejidad de las relaciones humanas, la aventura de dos timadores está a punto de ascender de categoría cuando el FBI  les propone un ambicioso trato. Su vida dependerá de su capacidad de camuflaje entre las altas esferas de la política y el crimen organizado.


En los años 70, donde domina una estética rocambolesca, Irving Rosenfeld (Christian Bale) vive tranquilamente de su cadena de tintorerías, mientras en la trastienda sus otros negocios le aportan un extra sustancial. A modo de flashback  contará cómo era su cómodo estilo de vida, hasta que las cosas cambian cuando el amor de la joven y preciosa Sydney Prosser (Amy Adams) llama a su puerta. 
 

Cuando la química va más allá del físico, y traspasa la barrera de una mente común, se enciende la mecha de un futuro próspero. En su caso además con un don innato para la estafa y el engaño a pequeña escala. Desde obras de arte a préstamos, la feliz pareja asienta las bases de una estafa sólida y estable, confiados en ser invisible a los ojos de los poderosos.

Pero su sueño durará poco, pues lo que no saben es que llevan tiempo en el punto de mira del FBI, y un bronceado agente (Bradley Cooper) les ha pillado en paños menores. Entre la espalda y la pared, con una novia encerrada y una psicótica mujer a la que mantener, Irving se ve obligado a hacer un trato con la Ley.


Su libertad a cambio de una colaboración que termine con algún pez gordo. Subiendo de nivel según las ambiciones del agente se van volviendo más avariciosas, la historia de complica para todos. Los engaños y la desconfianza empiezan a hacer mella en ellos, sembrando la duda y el resquemor de la traición. 
 
Su meta cada vez parece más cerca, y sin embargo, cuando están a punto de alcanzarla, un nuevo objetivo se cruza en su camino. Intercalando una estafa al por mayor, con las historias personales de ascensión, conformismo y anhelos, el argumento sigue un ritmo lento y seguro que a veces puede tornarse en denso y tedioso. 


Sin embargo, la mezcla de lo personal y los negocios, de las angustias y los retos que han de superar, impregnan la historia de un constante reto. Obstáculos al margen de la ley, que se sumarán a los impedimentos de la Agencia, añadirá el toque de color y entusiasmo necesario. 
 
Original al principio, poco a poco la película va perdiendo fuelle para convertirse en un amasijo de repetición y trama previsible, con demasiados frentes abiertos y sin permitirse el lujo de profundizar en ninguno. El resultado es una historia impersonal y fría que trata de ser humanizada a la fuerza.


Me gustaría tener un par de palabras personales con el encargado de la ambientación. ¿Era necesario mostrar a Bale con una barriga cervecera? ¿Cooper debe tener ese color de falso Rey Baltasar obligatoriamente? ¿El tupé de Jeremy Renner significa algo distinto a ser un imitador de Elvis? ¿La mezcla de cani/mujer de mala fama, de Lawrence, es algo digno de admirar? ¿Trataban de perdernos entre los escotes infinitos de Adams?


Tanto cambio radical hace que me plante si realmente era impositivo que contasen con actores tan afamados, pues llegado el punto de un análisis en su conjunto (trama vacía, personalidad nula, repetición hasta el cansancio y alargamiento innecesario de la duración) la duda que me asalta es si en realidad me están vendiendo unos nombres y no una película. 

Parece una exposición de carnaval donde se evalúa más el esperpéntico disfraz que la puesta en escena. Con unos papeles sin mayor complejidad ni momentos de lucidez exclusiva en la cinta, se podía haber desarrollado de la misma forma insustancial que con personas de menos caché.



El director David O.Russell se ha lucido convirtiendo una idea manoseada en una historia polifacética que cae en la simplicidad total. 

"A veces en la vida todo lo que tienes esta podrido, elecciones toxicas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada