sábado, 22 de octubre de 2011

Tiene razón, mi querido Watson

Lo malo de los trailers es que te ponen los dientes largos y te das cuenta de lo que falta para el día del estreno. El en caso de Sherlock Holmes: Juego de sombras nos toca esperar hasta diciembre (este regalo de navidades me va a encantar), pero para satisfacer nuestra curiosidad (o morirnos de intriga) nos dejan saborear unos minutos de lo que va a ser esta nueva entrega de lo que ya parece una saga en marcha. ¡Vamos a comentarlo! 

Hay muchas opiniones sobre cómo se ha reflejado el papel de Sherlock en (el impresionante e inimitable) Robert Downey Jr., puesto que al ser un papel que se ha llevado al cine en numerosas ocasiones es imposible no hacer comparaciones (algunas de ellas odiosas, por cierto). A mi, como persona individual con gustos propios, me gusta tanto la ambientación, la caracterización de los personajes, la ambientación y fotografía, y por supuesto el carácter de Holmes. Creo que en las novelas originales se trataba de dar ese toque al protagonista, puesto que era enigmático, impulsivo, no obedecía a nadie y se le caracterizaba por ser "rarito y algo irritable", a parte de su ya conocida aficción por las drogas que le permitían "concentrarse en los casos". Todo eso se ve muy bien en estas películas, y nos saca de la idea de sus predecesoras de que Holmes era un estira y lo único que hacia era corregir y fumar en pipa. Puede que no sea objetiva porque me encanta el actor y siento debilidad por él, pero, ¿quien es objetivo? Somos sujetos, y por ello, seres subjetivos.

Ahora bien, ¿qué nos puede atraer de esta nueva entrega? ¿Por qué deberíamos ir al cine a verla? Empecemos por algo simple: si te gustó la primera, por el motivo que sea, deberías ir a verla. El misterio, la trama trepidante y los guiños cómicos, los tienes asegurados. Pero vamos a ver más allá de un argumento. Puntos a favor: Noomi Rapace, mi querida y original Lisbeth Salander, aparece en la película dando vida a una adivina que se convierte en compañera de viaje de Holmes y Watson. Segundo motivo: el gran enemigo de Sherlock, el malo malísimo Moriarti, alguien como Holmes pero en malo (esta pelea hay que verla). Estilo: ¿cuantas películas vemos últimamente con una puesta en escena tan peculiar? Planos en relenti, repetición de escenas con explicaciones del prota, me encanta, simplemente. Echarle un ojo y me decis, que hasta el estreno nos queda tiempo para comentarlo.



(Fuente trailer: Dalymotion)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada