jueves, 24 de marzo de 2011

Mueren los ojos violetas más bonitos del cine

La actriz Elizabeth Taylor murió ayer a los 79 años en el Hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles, donde llevaba dos meses ingresada por problemas cardiovasculares. La actriz participó en 50 películas y ganó dos premios Oscar gracias a 'Una mujer marcada' (1961) y '¿Quién teme a Virginia Woolf?' (1981). Además, participó en cintas como 'Gigante' (1956), 'La gata sobre el tejado de Zinc' (1958) y 'Cleopatra' (1963). Fue un símbolo de la edad de oro de Hollywood y también de su declinar. La actriz tenía una cuenta oficial Twitter, que dejó de actualizar el 10 de febrero. 

Taylor, que se crió en Londres (donde nació en 1932) en una familia de intelectuales, vivió una infancia infeliz en la Inglaterra de la Guerra Mundial. Taylor encontró su redención (y después su condena) a través del arte. Primero estudió danza; después, cuando se trasladó con su madre a Los Ángeles, gracias al cine, para el que fue descubierta gracias a sus famosos ojos violetas. Primero llegaron las películas para adolescentes no del todo relevantes, incluida la tercera entyrega de Lassie, la serie sobre la perrita. Después, llegó un primer presagio de que Taylor podía ser una actriz importante: 'El padre de la novia', rodado junto a Spencer Tracy. Y, en 1951, el verdadera crack en su carrea, 'Un lugar en el sol', dirigida por George Stevens y protagonizada junto a Montgomery Clift y Shelley Winters.

Allí, Taylor era la millonaria fría e insatisfecha de un triángulo marcado por las ambiciones y el arribismo social. Una señal del tipo de personajes que Hollywood reservaba para la actriz. Así fueron las muejeres que retató Taylor en dos de algunas de sus películas más significativas. Por ejemplo, 'Gigante' (1956), donde interpreta a une esposa insatisfecha atrapada otra vez en un triángulo (esta vez entre James Dean y Rock Hudson). O en 'La gata sobre el tejado de zinc' (1958), donde se ponía en la piel de un marido alcoholizado y consumido por sus frustraciones. 'La gata...' es, seguramente, la imagen que todos tenemos del esplendor de Elizabeth Taylor. Unos años después, esa combinación de belleza y desgarro le ganó su primer Oscar gracias a '¿Quién teme a Virginia Woolf?' (1966). Ese tipo de personajes se convirtieron también en un reflejo de la vida Taylor. La actriz se enredó en un 'amour fou' interminable con el actor Richard Burton, al que conoció en el rodaje de 'Cleopatra', en 1962. Los dos estaban casados cuando se encontraron y su relación causó tal escándalo que hasta el Vaticano se pronunció. El otro reflejo de la vida de Taylor fue el propio Hollywood. 
La actriz fue la protagonista de su edad de oro, participó en películas que hubiesen parecido imposibles de rodar 20 años antes, participó de sus excesos y de su declinar a partir de los años 70. Pero nunca dejó de estar presente en nuestras vidas. Los graves problemas de salud que la lastraban desde hace décadas; los rumores que la acechaban y que ella misma alimentaba; su amistad con Michael Jackson; su condena a la soledad... La convirtieron en un símbolo de la decadencia de los grandes estudios. Al mismo tiempo, el orgullo con el que mantuvo su presencia ante el público es un ejemplo del valor que ha tenido aquella época, aquel cine en la cultura de nuestro tiempo. 
Te echaremos de menos, Cleopatra...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada