jueves, 19 de diciembre de 2013

Crónica del Expocomic 2013: mi primera aventura

El 12 de diciembre se abrieron las puertas del Pabellón de Cristal de Madrid para acoger a hordas de comiqueros y frikis que iban a gozar de lo lindo durante los 4 días del evento. Las dos plantas se convirtieron rápidamente en un santuario, y servidora no podía faltar a la cita.



Desde que me preparaba para ir al colegio, con el tazón de Colacao viendo Spiderman o la Patrulla X, la influencia de los cómics siempre ha estado ahí, recordándome que el mundo está a salvo gracias a mutantes, alienígenas y ricachones. Como una presencia constante (pero discreta) en mi vida, la cosa fue evolucionando hasta que hace poco decidí sumergirme en ese mundo de viñetas e historias más en profundidas.

Las novelas gráficas empezadon a tener cabida en mis estanterías, e incluso una versión en blanco y negro del joven Link ocupó un lugar privilegiado. Una nueva pasión comenzaba, con paso lento pero decidido, a perfilarse en mi vida (y mis bolsillos). Por eso cuando fui enviada por Frikimalismo a cubrir el Expocomic 2013 cámara en mano, me sentí como aquella niña, pequeña e inocente, con su bol de Colacao.

Ilusionada y nerviosa, empecé el desafió con ganas. Un nuevo mundo de cosplays y arte (en muchísimos sentidos) me esperaba, y me había propuesto disfrutarlos al máximo. Y así llegaron esos cuatro días donde tuve el honor de hablar con Padme, fotografiarme con el mismísimo Capitán América y ser testigo de la evolución en super saiyan de personajes.

Entre una lluvía de títulos, apuntados cuidadosamente en mi libreta de pendientes, agradecía cada recomendación de los profesionales y aficcionados, siempre acompaña con una buena conversación llena de detalles frikis.

Un ambiente relajado donde se notaba que cada uno disfrutaba, ya fuese cargando rifles, sacando las garras o simplemente dejándose cautivar por el sin fin de merchandising.

Camisetas de todas las temáticas, láminas a óleo recien hechas, chapas y parches, hasta figuras de coleccionistas para los de nivel superior. Todo ello sin dejar de lado el amplio abanico de cómics que recorrian desde los años de nuestros antepasados (historias perdidas en el tiempo), hasta las colecciones más modernas. 

No podía perder detalle de nada, pues esta primera experiencia se grabo en la lente de mi cámara, recogiendo en mini-recuerdos cada día y cada disfraz: DIA 1, DIA 2, DIA 3 y DIA 4. La gente había diseñado unos disfraces tan originales, que me volví literalmente loca intentando que no se me escapara ninguno. 

Y así, entre fotos con un Jack Skeleton navideño, maquillajes impresionantes que daban grima, y la presencia de héroes y villanos, las jornadas siguieron. Los dibujantes trabajaban por encargo en un tiempo record, cumpliendo los deseos de sus seguidores y amenizando la velada con sus charlas. Mientras unos posaban, otros se inspiraban para darle vida a su creatividad.

Al fondo, las batallas de espadas resonaban casi tanto como el karaoke otaku que reunía a los incondicionales del género. No podías parar, fueras por donde fueras siempre había algo nuevo, una nueva aventura o un cosplay distinto, esperando para compartir ese encuentro con el resto de almas frikis que buscaban cobijo sintiéndose entre iguales, sin tapujos y disfrutando al máximo cada detalle. 

Entre paseos y carreras buscando (y encontrando) testimonios de su experiencia, y la complicidad de compartir un hobby, también había tiempo para descansar. Mesas de juego llenas estaban esperando a quienes se atrevieran a conquistar tierras o lanzar hechizos al estilo clásico, mientras que una planta más arriba la tecnología se imponía para ofrecer unas partidas a recreativas clásicas, y a lo que está por venir en las grandes consolas.

Casi a la velocidad de la luz se me pasó el Expocomic 2013, el primero de muchos espero. Por haberme dado esta oportunidad (y porque mi enana interior seguía canturreando alguna intro de las series de mi infancia), quise darle una despedida como se merecía, a la altura del evento. 

Y fruto de ello, y con una inmensa ayuda técnica y el apoyo incondicional de Frikimalismo, ha visto la luz este humilde homenaje hecho con pasión y mucho frikismo. 



Espero que lo disfrutéis la mitad de lo que he gozado yo en el #Expocomic2013.

Nos vemos dentro de un año

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada