miércoles, 22 de febrero de 2012

Injusticia 3 :cuánto pagan por un Oscar

¡Con lo que cuesta ganarlos y encima te salen por un ojo de la cara! No solo tienes que preocuparte de tener un buen elenco de actores que hagan una película sobresaliente, digna de competir en una gala cada vez más estricta y más tiquismiquis. Además de eso tienes que contar claro está con una buena ambientación, un argumento que enganche y, por supuesto, una puesta en escena que llame la atención y cautive al espectador. Pero eso no parece ser suficiente para justificar una buena obra, ahora además hay que tener en cuenta su publicidad, anuncios, vayas, y en resumen, el dinero invertido en su difusión. ¿De verdad que eso es lo que otorga el valor de la cinta? ¿Me quieren convencer de que una peli que no se gaste una burrada en anuncios, y que no se venda de forma comercial, no es digna de ser considerada una de las mejores películas del año? En qué mundo puede creerse de verdad que una película que haya logrado ese estatus y valoración simple y llanamente por méritos propios, y no debido a un bombardeo de anuncios en la television, no puede ser considerada "suficientemente buena".


Se habla de "un mínimo de 20.000 euros en promoción" para que te tomen en serio como película. No nos engañemos, los Oscars no son unos premios que reconocen el talento del cine en ese año. No, son unos premios que "si estas dentro de sus números" puede ser que les caigas bien y te den uno para que te calles sobre sus métodos y te quedes contento.

Es de suponer que no hay una "mafia de los Oscars" (más que nada porque los que se encargan de entregar las estatuillas - valoradas tirando por lo bajo en 300€ cada una- duermen en colchones de billetes, y por tanto no les hace falta sacar nada), además de tener en cuenta su "integridad y objetividad" a la hora de entregar unos premios al reconocimiento artístico y profesional del septimoarte. Pero tan importante es el tema (y tan obvio) que en la prensa estadounidense ya se conoce el fenomeno de la economía de los Oscar como 'OscarNomics'. 

Lo comido por lo servido. Eso es lo que deben de pensar en los Oscar, ya que si no has gastado lo suficiente en promocionar tu película, no eres digno de llevarte la estatuilla por los beneficios económicos que ello supondría para la recaudacion en taquilla y el aumento de valor de su pase en las salas de cine. Este es el argumento por el cual se "justifican" que si no has invertido aproximadamente riñón y medio solo en publicidad, tu película se queda fuera de las preferidas por los críticos. De hecho, hay películas (que se lo pueden permitir porque los nombres de los directores ya les abren las puertas de las productoras y les llueve el dinero) que han invertido MÁS en publicidad y marketing que en la propia propducción/actores/decorados/traslados/guionistas/banda sonora/efectos especiales/ y demás componentes de la película, JUNTOS.

Tanto hablar de precios no tendria sentido sin los números. Vamos con algunas cifras (según un análisis de Box Office Quant):
"Ganar el Oscar a la Mejor Película supone una media de 10,5 millones de euros de incremento en la recaudación."
Vamos con algunos ejemplos recientes:

-  El plan de negocios original para El discurso del rey daba por hecho que el filme ganaría unos 22 millones de euros en la taquilla mundial, sobre un presupuesto de 11,4 millones. Tras anunciarse sus 12 nominaciones, la película de Tom Hooper pasó a amasar unos 152 millones de euros. Y, tras hacerse con sus 4 estatuillas (incluyendo Mejor Actor Principal, Mejor Director y Mejor Película), sus ingresos superaron los 325 millones de euros, más las ganancias por alquiler y venta de dvd. A lo cual habría que añadir una subida proporcional en el coste de su exhibición en TV, y sus reestrenos en salas comerciales: haber ganado un Oscar prolonga la vida mercantil de un filme en pantalla grande durante una media de tres meses.


- Si nos ceñimos únicamente a los actores, la promesa de una estatuilla puede suponer una subida del 20% en su caché (datos de PopEater). Y eso incluye tanto el haber ganado el trofeo como el haber estado entre los candidatos. Kate Winslet, sin ir más lejos, suele referirse a Titanic como "la película que me permitió elegir mis papeles", aunque se quedase a las puertas del galardón. Y, citando cifras más concretas, su (bien ganado y merecido) Oscar por Cisne negro convirtió a Natalie Portman en una de las actrices mejor pagadas de Hollywood: tanto la diva israelí como Reese Whiterspoon y Halle Berry pudieron exigir más de 7,6 millones de euros por película tras haberse llevado el 'hombrecito' a casa, aparte de otras regalías como el derecho a cobrar porcentajes sobre la recaudación.
 
¡Pero si hasta ellos mismos lo reconocen!  En su libro All About Oscar, el crítico Emmanuel Levy afirma que 
"la clave para obtener nominaciones y premios es que tu filme sea visto por tantos académicos como sea posible antes de la votación". Y eso, prosigue, vale dinero: las campañas con el lema "For Your Consideration" pueden empezar en septiembre, pero requieren de un empuje constante. Un filme estrenado en verano puede dejar buen sabor de boca, y aún así quedar relegado ante otros competidores serios lanzados durante los últimos meses del año. ¿La solución? Reactivar a lo bestia su presencia mediática durante esos meses mágicos que van de octubre a diciembre.

Más datos, esta vez fuera de la película. Los medios de comunicación también se lucran:

- Según The Hollywood Reporter, cadenas televisivas como ABC pueden cobrar 12 millones de euros por un anuncio de 30 segundos de un filme que compite (o aspira a competir) en los Oscar. ¡¡12 MILLONES POR 30 SEGUNDOS!! 

- Este año, según Los Angeles Times, se estima que la cadena recaudará unos 60,8 millones de euros gracias a la emisión de estos spots, cuyo coste, por otra parte, puede llegar a los 30.000 euros. 

- Si un distribuidor quiere que su apuesta del año se exhiba en una sala del Condado de Los Ángeles (condición imprescindible para ser nominada), que vaya ahorrando: dependiendo de su aforo, los cines pueden exigir entre 2.660 y 3.800 euros por un solo pase (cada noche puede haber entre 4 y 5 por sala, calculando una película de estreno con 3 salas el resultado final es entre 31.920 y 45.600 POR NOCHE). 

- Un anuncio a color y a toda página en el New York Times te costará unos 76.000 euros si lo contratas en fechas cercanas a las votaciones.
 
Pero aquí los que se forran no son los periodicos ni los medios de cominicación (por raro que parezca, dadas las cifras). Los que realmente se bañan en oro gracias a la mentalidad estrecha, avariciosa y capitalista de los Oscars son las agencias de relaciones públicas. Cito algunas "pequeñas" cifras: 

Compañías punteras del ramo como 42 West pueden hacerse con unos 11.500 euros al mes por promover un filme con vistas a los Oscar. Más unos pluses que pueden oscilar entre 4.000 y 26.000 euros por nominación y estatuilla ganada, respectivamente. 

Otro importante punto de gasto son las fiestas que se organizan para poner la película en el candelero, y que se convierten en pozos de dinero en los que todo el mundo mete mano: desde los propios actores, que cobran dietas por desplazamiento, hasta los estilistas y peluqueros que les harán quedar guapos frente a la cámara. Un party en Los Ángeles puede llegar a suponer un gasto de 380.000 euros.  

Y sin fiesta no hay estatuilla, y sin estatuilla no hay más dinero, y sin más dinero no se pueden pagar las fiestas... Y así queridos amigos es como el mundo se va a la mierda. Porque, en total, una campaña seria de promoción con vistas a los Oscar puede llegar a los 3,8 millones de euros, si se trata de un filme relativamente modesto, y de 20 millones de euros en el caso de que hablemos de una película de gran estudio, con varias nominaciones en las categorías gordas y aspiraciones a aparecer en los titulares, al día siguiente, como "la triunfadora de la noche".


Voy a terminar (que me lio me lio y aquí termino declarando la guerra) citando un par de ejemplos en los que se ve claramente que si te gastas más dinero en publicidad que tu enemigo, le vencerás. Da igual que la película no sea la mejor del año, que este por debajo de la contrario, que no se merezca estar entre las nominadas o que simplemente sea una mierda. El jurado no mira eso, estate tranquilo. Tú solo gastate millones y millones en meterla por las orejas y los ojos de la población y los críticos, que ya por eso te has ganado el reconocimiento (y todos los beneficios económicos que ello conlleva) de Mejor película del año.

- En su libro Sexo, mentiras y Hollywood, Peter Biskind señala que la poderosa periodista Nikki Finke, actual cabeza de la web Deadline, acusó a Harvey Weinstein en 1999 de emprender tácticas de guerra sucia contra Salvar al soldado Ryan, su principal competidora en el palmarés de nominaciones. Lo cierto es que, con trampas o sin ellas, la promo de Shakespeare In Love costó unos vertiginosos (para la época) 14,4 millones de euros. El resultado: 7 estatuillas (incluyendo Mejor Película), mientras que el filme de Steven Spielberg se llevó 5 (incluyendo Mejor Director). La buena mano de Weinstein para la promo agresiva ha vuelto a tener buenos resultados en años posteriores. El último, y reciente, ejemplo: El discurso del rey. so es¿De qué otra forma explicariamos que Salvar al Soldado Ryan no se llevase el Oscar a mejor película siendo favorita en todos los demas premios mundiales de reconocimiento?

- Otro ejemplo de promoción eficaz es el desempeñado por Crash (desde mi modesto punto de vista, un claro ejemplo de cómo una película puede llevarse un Oscar si juntas bombo en publicidad con que la competidora sea un tema tabú en EEUU). Con un presupuesto tirando a bajo (5,6 millones de euros de hoy), la productora Lionsgate puso toda la carne en el asador para que la película de Paul Haggis desbancase a Brokeback Mountain. Entre las tácticas empleadas por el publicista Tom Ortenberg para asegurarse las estatuillas estuvo enviar un dvd del filme a todos los miembros del Sindicato de Actores. El coste de la operación fue de 210.000 euros, y la rumorología apunta a que promocionar Crash en los Oscar fue más oneroso que producirla. 

Todavía no he terminado con los Oscar. Estar atentos al resto de la semana, promete ser jugosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada