domingo, 26 de febrero de 2012

Injusticia 6: o mucho o muy poco

A unas horas de la ceremonia de entrega de los Oscar damos las últimas pinceladas a las quejas oficiales. En este caso a unas que han tenido lugar en los últimos días, y es que no hay medida del control en los Oscar. O nos pasamos de estrictos y censuradores, o nos quedamos cortos y a alguien se le escapan cosas que no tendría que haber dicho.


La polémica comenzó cuando se filtró que no iban a mandarle invitaciones para asistir a la gala al actor Sacha Baron Cohen ante la "posibilidad" de que este liara una de las suyas intentando promocionar su próxima película "El Dictador" y acudiese vestido como el personaje a la gala. Aquí lo llamativo no es el caso de que tengan un control de etiqueta, que es muy justificable, sino el hecho de como se lo han hecho saber al actor. Pudiendo ser más amigables y comunicarselo en forma de consejo y de buenas migas, han optado por la amenaza y la retirada de su invitación. ¡Hay que ver los humos de los Oscar!

Aquí las versiones cambian dependiendo de la fuente:

- Según ha indicado la productora Paramount, la institución ha retirado su invitación a Baron Cohen, y amenaza con no devolvérsela a no ser que este le garantice que "nada extraño" ocurrirá durante la ceremonia. 

- La Academia por otro lado niega que el autor de Borat y Bruno haya sido vetado formalmente en la gala. "Sólo queremos saber si piensa hacer algo especial", declara un portavoz de la institución según The Guardian.  

- Sin embargo, la web Deadline (fuente original de la noticia) insiste en que estamos hablando de un veto con todas las de la ley: 
"Esta mañana, un representante de la Academia telefoneó a Paramount para exigir un compromiso de que [Baron Cohen] no intentará promocionar El dictador en la alfombra roja", avisa el sitio de Nikki Finke. "Sin dicho compromiso, no se le enviarán las entradas. Así pues, Sacha ha sido vetado".
Recordemos que esta no es el primer conflicto entre Baron Cohen y la Academia: en 2007, el comediante fue invitado a presentar uno de los premios en la gala de los Oscar, negándose a hacerlo cuando le prohibieron aparecer en escena encarnando a su Borat. En 2010, en plena fiebre por Avatar, Sacha planeó un sketch en el que habría aparecido como una nativa de Pandora, embarazada y proclamando que James Cameron era el padre de su hijo, algo que nos perdimos porque también le fue rechazado (con lo que me hubiera gustado ver la escenita).

Pero como Sacha no podía estarse callado ante tal mensaje, les ha respondido. O, más bien, quien lo ha hecho es el General Aladeen, su dictador con mano de hierro. 
 
En el siguiente comunicado en vídeo, que se ha emitido en el magazine matinal de la NBC The Today Show, Aladeen amenaza la Academia y afirma que si no le devuelven sus entradas para la gala el domingo a las 12:00 h. "se enfrentarán a inimaginables consecuencias", sobre todo después de haber pagado ya 2 millones de dólares a Hilary Swank para que fuera su acompañante. No obstante, no descarta acudir a la after party organizada por Brett Ratner, "ya que es imposible pillar herpes dos veces". 

El dictador también aprovecha el discurso para denunciar que ninguna película de Wadiya haya sido nominada en la historia de los premios. Aquí tienes el vídeo, que termina con unos enfurecidos gritos de : "¡Muerte a occidente! ¡Muerte a América! ¡Y buena suerte a Billy Crystal! ¡Eres fantástico!".


A modo de conclusión, y para hacernos una idea más acertada de lo ilógicos que son algunas veces en Hollywood (por si no había quedado claro con las Injusticias de esta semana), tenemos el otro extremo: a un miembro del jurado se le ha escapado LA GANADORA A MEJOR PELÍCULA. Si señor, como lo oyen. 

La actriz Joan Collins, miembro de la institución (y, por tanto, votante en los Oscar 2012) ha sido la causante del revuelo. Por lo que se ha sabido, la que fue protagonista de Dinastía (y de películas subidas de tono como El placer y El semental) podría haber desvelado el nombre de la ganadora del Oscar a la Mejor Película.

La cosa, según informa el Daily Mail, tuvo lugar durante la fiesta que la revista Vanity Fair organiza anualmente antes de la entrega de los premios. Consultada sobre qué filme se perfila como favorito para el premio gordo, la Collins respondió al principio: "Yo soy de los que votan, así que no puedo decirte nada". Sin embargo, conforme el periodista le tiró de la lengua, la intérprete de Alexis Carrington acabó dando la campanada: "Creo que la ganadora de este año se llama The Artist", comentó.

Aunque no ha sentado bien ni a la Academia ni en PwC (antiguamente, PricewaterhouseCoopers), la empresa de servicios jurídicos que custodia los resultados de las votaciones, no se le ha hecho ningún aviso, y por supuesto no ha sido sancionada ni castigada.

Y con toda esta lista de Injusticias recibimos esta madrugada a los ganadores de la gala de este año de los Oscar. ¿Será más justa? Lo dudo, solo espero que no sea tan aburrida como la del año pasado que se gano el apodo de "sosa".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada