jueves, 23 de febrero de 2012

Injusticia 4: copias SÍ, originales NO

Ya está. Abandono. Desisto. No pienso volver a intentar meterme en la mente de los críticos de cine que otorgan los premios de los Oscars. ¡No hay quien los entienda!




La Injusticia (sí, con mayúsculas) que voy a tratar hoy trata sobre un caso muy concreto. El caso de una película original, independiente, de "bajo" presupuesto (comparado con las sumas indiscriminadas que se gastan en Hollywood), de producción Europea (Sueca concretamente), basada en un libro (best seller) increíble sobre misterios e intrigas, y unas actuaciones que han conseguido llegar a todas partes del mundo y cautivar a un número impresionante de seguidores. Pero la historia no podía tener un final feliz, porque como ya hemos visto en las injusticias anteriores, aquí el caso es hacerlo todo según un beneficio y unas normas injustas e insuficientes (y ya de paso algo estúpidas). Por eso no se reconoce el talento de Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009), pero sí de su remake estadounidense (con director afamado y muchas pelas de por medio) Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011). 

Vamos a ver, señores críticos, o yo soy muy rara o no lo entiendo: análisis de la película a parte, me quieren decir que premian una película que BASADA EN UN LIBRO, QUE YA SE HA LLEVADO AL CINE, QUE YA SE HA CONTADO Y QUE TIENE MUCHOS SEGUIDORES FIELES, simplemente porque esta vez se han dejado más dinero en ella (que por cierto, sigo sin saber dónde aparte de en los sueldos de los actores).


Se han lucido, en serio. Cuestiones técnicas aparte, hablamos de una historia que ha sido tocada en dos ocasiones antes, una sobre papel y otra en forma de cine independiente. Este último soporte ha demostrado además estar a la altura de las grandes producciones, consiguiendo el (merecidísimo) reconocimiento de su actriz principal, dando a conocer a su actor y abriéndole las puertas a otros papeles (próximo malo de Bond), cosechando además si propia miniserie gracias al extenso material extra de rodaje, y todo ello sin estar contaminada por la esfera comercial/publicitaria/capitalista de las grandes producciones de Hollywood. Pero eso no tiene merito, eso no es ni siquiera pensable para una nominación. 

Ahora bien, si cogemos todo eso, lo estiramos más aun, nos alejamos más del aire de novela negra del libro y le metemos un par más de planos y dos caras "conocidas", entonces la cosa cambia. Ahora ya tenemos una película "que nos llama la atención por primera vez" (modo ironía on), que nos cuenta la misma historia que ya sabemos, pero que pone a un tío que esta más bueno y a una tía que no tiene cejas. ¡Ah bueno, haber empezado por ahí! Toma 5 nominaciones a los Oscar, incluyendo Mejor Actriz revelación, montaje y fotografía. 

Ojo, todo esto necesita una aclaración. La película está bien, y su director David Fincher no me defrauda (no esperaba menos de él). Creo que cuenta la historia muy bien y tiene muchas cosas positivas a su favor, como por ejemplo la mejora de algunos detalles, o que concluya mejor el tema que en su predecesora (los últimos 30 minutos del film del 2011 creo que es algo imprescindible que le falta a la versión del 2009, y que como lectora y espectadora, me quedé con ganas de ver la primera vez). Otro fragmento que se saltaba la versión "vieja" y que apunta a favor de la "nueva" es el momento de reunión familiar en el momento de los hechos en el pasado, necesario aunque demasiado revelador. Obviamente hay cosas que no me han terminado de convencer (¿por qué Lisbeth no tiene cejas? ¿desde cuando aparece un gato en la historia? ¿Mikael tenía una hija escondida durante 3 libros y 3 películas? en serio, ¿por qué Lisbeth no tiene cejas?). La música añade un punto bastante bueno a la película, y también es preciso destacar el uso de más planos y recursos. Otro de los aspectos que me ha gustado ha sido que parece que se mete más en la historia, cuida los detalles.


Para gustos los colores, y por eso en mi humilde opinión se han pasado tomándose libertades. Por mencionar algunas: una redacción pequeña de 5 empleados pasa a tener 20 (según los americanos todo tiene que ser más grande que en el resto del mundo para ser mejor); hay publicidad "subliminal" por todas partes (lo de subliminal queda muy suave, porque he visto 3 primeros planos de Cocacola, uno de Mcdonall, y 3 o 4 más que han sido descarados); una hacker informática nunca usaría Google como motor de búsqueda ni Wikipedia como base de datos fiable (una de las cosas que me enseñaron nada mas entrar en la carrera era justo que Wikipedia NO es una fuente fiable de información).

Repito que la película me parece bastante buena, como adaptación, pero lo que me parece injusto es que se la trate como una película nueva y de culto digna de estar nominada a un Oscar. Para empezar, si el tema no es nuevo creo que ya por eso debería de tenerse en cuenta que le bajen puntos por no ser una idea original (vale, ha habido otros casos como Valor de Ley, en el 2010, pero tengamos en cuenta que era una versión de una película de 1969, no dos años después).
Y llegados a este punto los mas escépticos pueden decir, "pero y si la actuación de la chica sobresale más, ¿por qué no va a estar nominada?". Una buena pregunta, sí señor. Pues respondiendo a ella, porque simplemente en Millenium del 2009 lo que más cautiva de toda la historia (aunque fuese algo nuevo en la pantalla), de todos los misterios, de los asesinatos, de la trama de novela negra, de la violencia y de la crueldad con que se narra, es la interpretación de Noomi Rapace. Increíble, impresionante, cautivadora, sublime, con fuerza, sin debilidades (como en el libro), fría y sensata, ella es la Lisbeth Salander que todos aquellos que leimos el libro teniamos en mente. Ella es sin duda alguna lo más destacado de la versión sueca (y original) de la trilogia Millenium. Y por si fuera poco, era novata. Si alguien se mereció más el Oscar a actriz revelación, fue sin duda ella.

No digo que su igual Rooney Mara no este a la altura de la película (teniendo en cuenta que baja el liston en cuanto al estilo que transmite el libro de novela negra hasta un par de escalones más abajo en la sección de "cine de acción y misterio de Hollywood"), simplemente digo que no sobresale tanto como la original. Esta a al mismo nivel que el resto de actuaciones, y en armonia con la trama y el ritmo, pero por eso mismo no se puede ver tampoco una interpretación que la deje lucirse en todo su esplendor. La he visto en varias entrevistas y siempre la realizan la misma pregunta sobre los tatuajes y piercing que se tuvo que hacer para interpretar a Lisbeth, y ella responde que "fue muy duro porque se lo hizo todo en aproximadamente un día". Vamos a ver si pensamos con la cabeza señores: la primera Lisbeth no tuvo que tatuarse nada (siendo la peli de menor presupuesto) y se hizo mediante maquillajes, retoques e (imagino) tatuajes de henna, ¿y vienen ustedes a decirme que tienen mucho mas presupuesto para añadirlos digitalmente y hacen que la pobre chiquilla se tatue medio cuerpo y se agujere el otro medio?

Agujeros aparte. Resumiendo. Queda demostrado una vez más que estos premios no se entregan por el valor de la película en sí, sino por una cuestión mometaria. Si en la entrada anterior me referia  cuánto tengo que gastar para promocionarla, ahora los premios también dependen de cuánto dinero me cuesta hacerla. Cuanto más, mejor, y más posibilidades tendré de llevarme un reconocimiento a mis "meritos" por "mejor película" (un premio que cada día que avanza me doy cuenta de que es más cuestionable).

Por desgracia aqui no acaba todo, y mañana os traere otra nueva entrega de Injusticias sobre los Oscars para recordaros de nuevo que no por tener una estatuilla significa que sea el mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada