domingo, 7 de noviembre de 2010

¿Puede darse de nuevo un gobierno totalitario?

Hoy os quiero comentar una película que para mi era desconocida, hasta que una personita cercana a mi me dijo que se la habían mandado ver en clase para hacer un trabajo: la Ola. Dadas las circunstancias no me lo pense dos veces y agarre mi portatil y lleve esta película a la habitación de un hospital para poder analizarla. Dos horas después me encontraba encantada con la película y queriendo realizar yo el trabajo. De dirección alemana de la mano de Dennis Gansel, un veterano en tratar estos temas en películas.

Alemania hoy. Durante la semana de proyectos en un instituto, al profesor Rainer Wenger (Jürgen Vogel) se le ocurre la idea de un experimento que explique a sus alumnos cuál es el funcionamiento de los gobiernos totalitarios. Él les formula una pregunta, ¿creeis que se podria volver a la actualidad a un movimiento ideologico y social como el de los nazis? La respuesta es firme y clara por parte de los alumnos: no. Alemanía ha aprendido la lección, la gente es más fuerte ahora y no se deja manipular sabiendo las consecuencias que ello acarrea. ¿Por qué unirse a un grupo selecto teniendo ese precedente en la historia? Comienza así un experimento que acabará con resultados trágicos. 

En apenas unos días, lo que comienza con una serie de ideas inocuas como la disciplina y el sentimiento de comunidad, se va convirtiendo en un movimiento real: La Ola. Al tercer día, los alumnos comienza a aislarse y amenazarse entre sí. Cuando el conflicto finalmente rompe en violencia durante un partido de waterpolo, el profesor decide no seguir con el experimento, pero para entonces es demasiado tarde...

Está película es la que debería ser vista en los institutos y los colegios. Es bueno saber de historia, pero la historia se aprende de los libros, no de las versiones que distintos directores del genero quieren darle a una pelicula bélica. El futuro es lo que nos importa, que no se repita la historia de opresión, de masacres. Y mirando al futuro tenemos que tener la vista puesta en las proxias generaciones y cómo ellos perciben el mundo, cómo quieren que sea, y qué pueden hacer para llegar a cambiarlo. Por eso, es preciso que tengan esto muy presente: la historia puede volver a repetirse, y la elección, únicamente está en sus manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada