sábado, 9 de octubre de 2010

Saw VI: perdiendo fuerza

Por fin, y tras un largo año de espera y con algunos cortes, la la penúltima entrega de la franquicia  "Saw", la del año pasado, en lo que debiera haberse mantenido también en nuestro país como una tradición anual a la que en breve se la pondrá punto final con una última entrega servida a la moda (del 3D), consiguiendo así sortear al Ministerio de Cultura gracias a la eliminación de determinadas escenas.




Y para bien o para mal, dependiendo del gusto de cada uno, vuelve a presentarnos una vez más o menos lo mismo que ya hemos visto en los títulos precedentes, en una nueva vuelta de tuerca argumental que no termina de aclararnos nada. El hecho de saber de antemano que te vas a encontrar, más o menos, puede ser tan bueno como malo: todos habréis ido al cine y todos habréis salido, alguna vez, decepcionado o sorprendido... "Saw 6" en particular ni lo uno ni lo otro.
 
Y es que después de seis capítulos la que ya es la saga de terror más taquillera de la historia, que por algo lo será, vuelve a presentarse como una apuesta segura a pesar del evidente desgaste que supone cada nueva entrega, una "vieja conocida" asentada en unas bases de sobra ya sabida. Es innegable el mérito de la saga en algunos aspectos, por mal que haga decirlo para algunos oídos. Cada nueva entrega mantiene prácticamente el nivel medio de la precedente mientras que continúa con cierto sentido la trama de la saga, y además, lo que es el plato fuerte de la función, las trampas, siguen siendo tan efectivas y válidas como  MacGyver con cinta aislante. "Saw VI" mantiene la tradición. 

Así pues, "Saw 6" mantiene todos y cada uno de los elementos propios que han dotado de personalidad a la saga, sin que en ella encontremos una X que marque alguna diferencia sustancial con sus antecesoras. El factor riesgo es cero, el de la innovación salvo detalles no le anda a la zaga, aunque a favor habría que aplaudir sus falta de intenciones sin complejos: más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Llega un punto en el que, la verdad, lo mejor es dejarse llevar por sus ajustados 90 minutos, muy disfrutables si uno deja de lado indagar en sus debilidades.
 
Fuera de eso, poco que rascar; y sobre gustos los colores y a cada cual con el suyo. "Saw 6" es una más, tan buena o mala como las anteriores. Sincera y modesta, no es buena pero tampoco es mala, simplemente es una más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada